Por qué Warren Buffet (Berkshire Hathaway) no reparte dividendos entre sus accionistas

Para muchos inversores, el hecho de que Warren Buffet no reparta dividendos es cuanto menos chocante. ¿Como es posible que una empresa (Berkshire Hathaway) que obtiene millones de beneficio neto al año no haya repartido nunca un dividendo?

La respuesta a la pregunta es muy sencilla. Y es que Warren Buffet parte de la premisa qué es mejor inversor que tú. Dicho de otra forma: los dividendos son mejor invertidos por Warren Buffett que por tí.

Si profundizamos más en el asunto, llegamos a la conclusión de que las empresas que reparten dividendos cuentan con estas características:

  • Son capaces de generar beneficios sostenidamente en el tiempo
  • No tienen grandes necesidades de reinversión en el tiempo para mantener su negocio operativo. Los beneficios, pues, estarán mejor en el bolsillo del accionista.

Warren Buffet es todo lo contrario. Sí, tiene un gran flujo de cash flow, pero no olvidemos que es un inversor. Y como inversor, siempre está buscando nuevas compañías atractivas para invertir.

Así pues, Warren Buffett no reparte dividendos porque considera que esos dividendos serán más rentables invertidos en nuevas posiciones dentro de su holding –Berkshire Hathaway– que en tu bolsillo.

Es más, si eres accionista de Berkshire Hathaway, muy probablemente los destinarías a comprar acciones de berkshire hathaway. Por tanto, ¿no es mejor ahorrarte este paso y que los beneficios se queden directamente en el holding en espera de nuevas oportunidades de inversión?

Al fin y al cabo, esa falta de dividendos la verás recompensada en revalorizaciones de la propia acción.

¿Qué significa batir al mercado?

Batir al mercado significa que una cartera de acciones ha superado la rentabilidad de su fondo índice. Así pues, si inviertes en bolsa española, habrás batido al índice si superas la rentabilidad del insice IGBM, que mide la performance del conjunto de las empresas cotizadas en España.

Es un concepto muy sencillo de entender pero de difícil aplicación práctica. Es más: ¿Sabías que la mayor parte de los fondos de gestión activa no consiguen batir a su propio índice? Es un dato sin duda significativo, pues los fondos están gestionados por personas supuestamente profesional.

Como es lógico todos deseamos batir al mercado. El problema es elegir una estrategia que nos lleve a lograrlo. Tales como:

  • Replicar al indice: replicando al índice al menos conseguiremos obtener la misma rentabilidad que el mercado. No más. Es un buen punto de partida, puesto que La Bolsa a largo plazo siempre sube, si bien es cierto que hay ciertos periodos de contracción económica difíciles de soportar psicológicamente. Una buena solución a esto es salir de La Bolsa en periodos bajistas. Eso sí, predecir cuándo empieza y cuando acaba un periodo bajista no es fácil en el mundo real.

  • gestionar nuestra propia cartera: gestionando tu propia cartera puedes batir al mercado. La cuestión es: ¿en qué empresas invierto y como las pondero dentro de la cartera?. Con análisis fundamental y value investing (comprando sólo cuando además de ser un buen negocio a su vez esté barato y existan barreras de entrada) podrás conseguir un rentabilidad bastante buena y batir a tu índice de referencia.

  • fondos de inversión en valor: lo bueno de los fondos de inversión en valor es que invierten con filosofía value investing. Esto significa que un buen gestor solo invertirá en empresas rentables, con un modelo de negocio asentado, grandes barreras de entrada y que además estén baratos. Otra ventaja de invertir en fondos es que están fiscalmente beneficiados siempre y cuando mantengas tu inversión en el circuito de fondos. Todos estos factores le han llevado a Francisco García Paramés a conseguir una rentabilidad media anual del 15% durante los últimos 22 años; Warren Buffett ha conseguido rentabilidades aún mayores a lo largo de su carrera.

Visto lo anterior, si replicas al índice (puedes hacerlo con un ETF o un fondo indexado) puedes darte por más que satisfecho. Conseguirás una rentabilidad decente, te proteges de la inflación y si además eres joven e inviertes tus ahorros futuros puedes llegar a ganar una cantidad considerable de dinero para tu jubilación.

Sin embargo, viendo que existen muchos gestores value que han conseguido rentabilidades sostenidas durante décadas, tal vez debas considerarlos. Estamos hablando de la propia Berkshire Hathaway (el holding de Warren Buffett) o de gestoras de fondos españolas como Bestinver, azValor, MetaGestion o Cobas.

Si ahorras a largo plazo no sigas las noticias económicas

Si inviertes tus ahorros a largo plazo con el fin de conseguir una buena jubilación o estás buscando tu independencia financiera hazte un favor: no sigas la actualidad ni noticias sobre economía.

La razón principal es principalmente una cuestión psicológica que nos afecta a todos los seres humanos que consiste principalmente en que acumularás una gran cantidad de ansiedad y estrés cuando La Bolsa esté bajando. Y este estrés te llevará a cometer errores que serán negativos para tus ahorros.

Es más, lo mejor que puedes hacer cuando La Bolsa baja es aprovechar para comprar más acciones. Tómate las bajadas como un descuento que te ofrece el mercado para invertir más ahorros.

Lo cierto es que si inviertes a largo plazo (10-20 años) o incluso más (piensa que si tienes 30 años no necesitarás utilizar tus ahorros para tu jubilación por al menos otros 30 años), las noticias y la actualidad económica poco pueden hacer por tí. Salvo aumentar tu ansiedad.

Más que especular con lo que pueda pasar mañana o dentro de un mes, céntrate en invertir en empresas eficientes, con visión de futuro y grandes barreras de entrada. Si crees que Coca Cola (por citar algún ejemplo), seguirá siendo un buen negocio dentro de 10 años invierte ahí tus ahorros. Que una mala racha o noticias negativas puntuales no te quiten el sueño. Esto es una carrera de fondo.

Así pues, siéntete más como un empresario que como un inversor o un especulador a la hora de decidir dónde destinar tus ahorros.

Si no sabes en qué empresa invertir, puedes decantarte por los fondos indexados que replican a un índice. A largo plazo La Bolsa siempre sube por el hecho de que las empresas tienden a ser cada vez más eficientes. Otra solución son los fondos "value investing" gestionados por profesionales de buena reputación.

Escojas la modalidad que escojas para invertir tus ahorros con perspectiva largoplacista o con vistas a la jubilación, por favor, no pienses en el corto plazo ni te preocupe una mala racha puntual. Simplemente no tiene sentido.

Fondos indexados

Un fondo indexado es un tipo de fondo de inversión que se caracteriza por replicar un índice bursátil y por tanto está considerado como un tipo de inversión pasiva.

El concepto de replicar consiste en que la gestora que comercializa el fondo invierte en las acciones de las cuáles se compone el índice. Por ejemplo, un fondo indexado al IBEX35 tendrá en cartera las 35 acciones del índice de forma ponderada y comprará acciones de nuevas incorporaciones y venderá las acciones de las empresas que salgan de dicho selectivo.

Value investing: ¿Qué es el margen de seguridad?

El margen de seguridad es un término introducido originalmente por Benjamin Graham que se aplica en la inversión en valor (value investing) y que se define como la diferencia entre el valor intrínseco de una empresa y el precio de compra.

Veámoslo con un ejemplo. Si estimamos que el valor objetivo de unas acciones es de 10 euros y las has comprado a 6, el margen de seguridad es de 4 euros por acción. O del 40% en términos relativos.

Lógicamente, cuanto mayor sea el margen de seguridad, mejor para nosotros. Y es que estarás mejor defendido ante posibles caídas del precio de la acción. Obviamente, el potencial de rentabilidad también es mayor.

Por qué es importante el margen de seguridad

En primer lugar, para evitar pérdidas. Y es que calcular el precio de una acción es difícil y subjetivo. No sabemos a ciencia cierta cómo evolucionará el futuro. Así pues, el margen de seguridad tiene como primer objetivo defendernos ante una valoración errónea por nuestra parte.

En segundo lugar, cuanto mayor sea el margen de seguridad, mayor potencial de revalorización.

Y en tercer lugar, nos ayudará a perder menos dinero si la acción baja en el corto plazo.

Warren Buffett decía que la primera regla en esto de invertir en bolsa a largo plazo es no perder dinero. Y el margen de seguridad, si bien no es infalible, es un método excepcional para minimizar el riesgo de pérdida. Y en el mejor de los casos nos permite obtener rentabilidad de superiores.

¿Por qué es mejor invertir en activos reales?

Para explicar por qué es mejor invertir en activos reales, primero definamos qué es un activo real.

Un activo real es aquel que tiene un valor intrínseco. Por ejemplo, tierras, oro o acciones de empresas son activos reales.

Como vemos, desde este mundo de vista la deuda pública o privada no son activos reales.

Entonces ¿qué es una deuda?

Una deuda no es más que una promesa de pago. Si compras 1000 euros de deuda pública, a cambio recibirás un papel que te dice que pasado el año se te devolverá el importe prestado más los intereses.

La clave radica en que es una promesa de pago. Promesa. Y es que no siempre se cumplen las promesas, ya sean públicas o privadas

Sí. El dinero también es una deuda

Cuando tienes dinero, en realidad lo que tienes es una deuda. No lo debes tú. Sino que te lo debe a ti el emisor de la moneda. Veamos un ejemplo:

Tener un billete de 10 euros significa que el BCE debe a su portador una deuda por el poder adquisitivo de ese billete. Ni más. Ni menos.

¿Por qué es mejor invertir en activos reales?

El hecho de invertir en activos reales es importante si quieres que tu rentabilidad sea positiva en el largo plazo. Si inviertes en deuda, estarás comprando una promesa de pago que puede que nunca llegues a cobrar, si bien es cierto que en la mayoría de los casos este peor escenario es poco probable que suceda. Con un activo real eres dueño de algo que produce, por lo que serás dueño también de su futura producción.

Si alquilas pisos, estarás cobrando un alquiler. Si compras acciones, además de ser dueño de una compañía cobrarás sus dividendos. Si no paga dividendo, te beneficiarás de la revalorización de la acción.

Y lo más importante en cuanto a activos reales: te proteges de la inflación.

Los activos reales y la inflación

Los activos reales te protegen de la inflación, contribuyendo a mantener tu poder adquisitivo en casos de inflación, fenómeno que lleva sucediendo durante los últimos siglos y va a seguir ocurriendo.

¿Por qué? Porque si hay inflación sube el precio de todo, tanto de los activos (bolsa, terrenos...) y bienes de consumo (coches, teléfonos móviles, la cesta de la compra...)

Así pues, al comprar acciones, al menos te aseguras que si hay inflación, el precio de las acciones subirá y con ello, al menos habrás mantenido el poder adquisitivo de tus ahorros. Fenómeno, por cierto, que no pasa si inviertes en renta fija o deuda.

Imagina que compras deuda a 5 años con una rentabilidad del 1% anual. Al cabo de 5 años, te devolverán el capital principal más intereses. El problema es que el capital principal después de 5 años vale menos por el efecto de la inflación. Si a ello le sumas que la inflación media es del 3% y solo te han pagado el 1%, además habrás perdido dinero.

El único problema de la renta variable y los activos reales

El único problema de los activos reales es que puedes comprarlos sobrevalorados y no recuperar nunca la inversión. Pero hay formas de protegerse.

Para "acertar" con la compra de acciones, lo mejor es seguir el value investing, que consiste en comprar acciones cuando están infravaloradas (baratas) y con un margen de seguridad suficiente que nos garantice que estamos bien defendidos ante posibles bajadas.

Invertir a largo plazo en bolsa

La Bolsa es una excelente solución para todos aquellos ahorradores que quieren invertir a largo plazo. Veremos que hay distintas estrategias para invertir en bolsa, desde que gestiones tú mismo tu cartera hasta fondos de inversión, las ventajas de cada opción y lo más interesante, explicaremos el por qué la bolsa es la mejor opción para invertir a largo plazo y no otros activos, como bienes inmobiliarios.

A largo plazo la bolsa siempre sube

Podría parecer pretencioso. Pero no lo es. Estadística e históricamente está demostrado que La Bolsa es el activo que mejores rendimientos obtiene en el largo plazo. Si bien es verdad que puede atravesar baches que pueden durar años, los índices bursátiles han demostrado que siempre suben a largo plazo. Entendiendo largo plazo como periodos de al menos 15 ó 20 años.

En lugar de decir La Bolsa, deberíamos hablar de índices bursátiles. ¿Por qué? Porque normalmente los índices rebalancean su cesta de valores cada poco tiempo. Esto es, excluyen empresas en decadencia, empresas que han quebrado y a su vez, añaden empresas que tengan más liquidez, empresas que hayan superado cierra barrera de capitalización bursátil...

Por ejemplo, el IBEX 35 está compuesto por las 35 empresas cotizadas más grandes y que cumplen ciertos criterios de liquidez. Es lógico pensar que si compras acciones del IBEX 35 (más adelante veremos que este instrumento se llama ETF), siempre estaremos invertidos en las 35 mejores empresas españolas.

Como resumen, quédate con esto: con el simple hecho de comprar un índice serás dueño de las mejores empresas de una región, donde siempre serás accionista de las más grandes y se desecharan empresas que estén en declive y sean sustituidas del índice por otra alternativa mejor.

Los inmuebles no se llevan bien con el largo plazo

Para empezar, los edificios necesitan mantenimiento. Pueden durar muchos años. Sí. Pero llegará un momento que necesiten reparaciones para poder aumentar su vida útil. Eso sin contar tasas municipales como el IBI, comunidad de vecinos, recibos de luz gas y agua.

Dentro de la inversión en vivienda podríamos destacar dos tipos de inversión: comprar hoy para venderlo en el futuro, o comprar para alquilarlo.

  • Como inversión especulativa: en España es difícil que se vuelvan a dar subidas como las que se produjeron a principios del año 2000. Piensa que la tasa de natalidad está a la baja, todos los babyboomers ya han comprado piso (por lo tanto no se necesitan más). Como mucho, un inversor de este tipo podría encontrar oportunidades en zonas exclusivas de ciertas ciudades. Poco más. Ten en cuenta todos los gastos e impuestos que acarrea la compra/venta de viviendas. En esto La Bolsa gana. Las comisiones son bajas y los impuestos se aplican solo a acciones, mientras que los fondos de inversión (lo veremos al final del texto) están exentos.

  • Comprar para alquilar: es una opción más realista con los tiempos que corren. El inquilino te pagará un alquiler (en analogía con La Bolsa, es lo que se conoce como dividendo). No es una mala opción, pero también hay que tener cuidado con los inquilinos que escogemos, posibles impagos o deterioros del inmueble...


A parte de montar tu propio negocio con tus ahorros. Tendrías otra alternativa a La Bolsa: depósitos bancarios y deuda pública. El problema de la renta fija es que da una rentabilidad pequeñísima, inferior al 1%. Piensa que si obtienes un 1% y la inflación es del 3%, en realidad estás perdiendo un 2% todos los años. No es una buena idea.

Volviendo a La Bolsa, la mejor alternativa. Y es que de media, La Bolsa obtiene una media del 6 al 9% anual. De sobra bate la inflación. Y tan solo debemos comprar un ETF que replique a un índice (IBEX 35, IGBM). Por tanto, sería una buena idea invertir una cantidad inicial en bolsa, seguido de aportaciones periódicas según vayamos ahorrando. Por ejemplo, recomprar una vez cada 3 meses, una vez al año...

Con cierta disciplina de ahorro, verás como poco a poco tus ahorros van creciendo, pues estarás ayudando a financiar los proyectos de las mejores empresas del país.

Si miras estadísticas, verás que comprar un fondo índice es batir al mercado, puesto que la mayoría de gestores de fondos (a pesar de ser supuestos profesionales, consiguen rentabilidades menores a la media).

Sin embargo, hay ciertos inversores que tienen otra forma de pensar y otra forma de ver la economía que superan al índice con creces. Algunos incluso han conseguido doblarlo. Estamos hablando del value investing o inversion en valor, una filosofía de inversión que piensa a largo plazo, comprando empresas sólidas y que en un momento dado tienen sus acciones baratas.

Si aprendes value investing puedes hacerlo tú mismo con tu broker o tu banco. De lo contrario, la mejor alternativa son los fondos de inversión que invierten en valor.

Invertir a largo plazo con fondos de inversión de value investing

En España tenemos muchas alternativas para invertir con este tipo de fondos denominados fondos valor o fondos value investing. El gran conocido es Paco Paramés, pero existen otros excelentes gestores, desde azValor o MetaGestión hasta Bestinver entre muchos otros.

Las ventajas económicas son claras. La mayoría cobra unas comisiones de entorno al 2%, similares a las que te aplicaría tu broker si compras acciones por tu cuenta. Por otro lado, los fondos están fiscalmente beneficiados, y es que mientras tu dinero esté dentro del circuito de fondos estará exento de tributaciones.

Por otro lado vamos a ver en que se diferencia un inversor value del resto:

  • Compran barato, a PER bajo del entorno de los 10-15 veces beneficios. Teniendo en cuenta que la media de las empresas suele estar en 15 veces beneficios, a priori la compra es barata.

  • Invierten en negocios que destacan del resto, con ventajas competitivas. Y es que si inviertes en empresas con ventajas competitivas será muy difícil que a la empresa le vaya mal. Dicho de otra forma, invertir en empresas de este tipo es garanrizar que mantendremos nuestra inversión en el largo plazo. Como decía Warren Buffett, la primera regla en este negocio es no perder dinero.

Por tanto, si mezclas comprar a buenos precios empresas con barreras de entrada y ventajas competitivas, el resultado es que en el largo plazo vas a ganar dinero.

Posiblemente la mejor opción ahora mismo son fondos de azValor, Cobas AM (de Paramés), Metagestion, o Bestinver.

Este tipo de gestoras suelen ser fondos relativamente pequeños, por lo que tienen libertad para analizar las empresas al máximo nivel de detalle. Algunos gestores de este tipo han dicho en público más de una vez que incluso llaman a exempleados de empresas en las que invierten para conocer de primera mano si la empresa está bien gestionada.

Te recomendamos que veas [la rentabilidad media de Paramés y Warren Buffett de las últimas decadas] para que te hagas una idea del enorme poder que tiene este tipo de inversión con buenos gestores.

También te recomiendo que leas la importancia del interés compuesto para que comprendas que invertir a largo plazo es la mejor solución para ahorrar y del enorme poder de revalorización que tienen los años sobre nuestros ahorros.

Diversificación: ventajas e inconvenientes

Diversificar es disminuir el riesgo de una inversión. ¿Cómo? Invirtiendo en varias empresas. Dicho de otra manera, si somos accionistas de una empresa a la que le vaya mal (o incluso llegue a quebrar), no llegaremos a perder toda nuestra inversión y el resto de la cartera compensará las posibles pérdidas.

O como comúnmente se conoce: nunca pongas todos tus huevos en la misma cesta.

Ahora bien, la diversificación implícita varias desventajas. A saber:

  • Menor rentabilidad potenciall: es lógico. Si tenemos una serie de valores que a priori consideramos excelentes y luego invertimos en otros para "cubrirnos las espaldas", lo más seguro es que éstos últimos no sean tan atractivos.

  • Requiere de mayor tiempo y estudio: al tener más acciones en cartera requerirá más tiempo estudiar y analizar cada una de ellas. A menos que quieras conservar y hacer crecer tus ahorros en el largo plazo, nunca inviertas por el mero hecho de que hay que diversificar porque sí. Estudió, tiempo, y comprar barato es la clave.

-Comisiones: si diversificas es por qué inviertes a largo plazo y probablemente sigas las directrices del value investing o estrategias buy and hold. Si esto es así, realizarás más operaciones de compra/venta y comisiones de custodia (que normalmente se pagan por valor). Busca un broker que ofrezca este tipo de comisiones bajas.

El objetivo principal de la inversión es reducir el riesgo y no por el simple hecho de sumar a tu cartera más valores vas a conseguirlo. Si inviertes en empresas del mismo sector, es probable que si le va mal a una empresa en concreto les vaya a todas mal. Si el sector bancario atraviesa una mala situación, no por tener 5 bancos distintos estás diversificando correctamente.

Por otro lado, piensa que el mundo está cada vez más globalizado. Si compras una empresa que opera en un único país, estarás sujeto a los riesgos y altibajos que pasen la propia empresa y su mercado. Es decir, si le va mal a su país lo más probable es que la empresa también pasé unos años malos.

Gracias a la globalización, en empresas que operen en varios países este efecto no pasará: los problemas locales solo serán una pequeña parte de los problemas. Es decir: Comprar empresas que operen en varios países es una forma válida de diversificar.

Parafraseando a Warren Buffett, "prefiero tener una buena cesta y vigilarla de cerca, que 10 malas cestas". Si bien el propio Warren no predica con el ejemplo, también es verdad que para él, que gestiona billones de dólares le resulta a efectos prácticos mantener carteras pequeñas. En cualquier caso, nada le quita la razón, siempre hay oportunidad de comprar empresas excepcionales sin necesidad de recurrir a una diversificación masiva y alocada.

¿A partir de que número se considera diversificar correctamente?

Depende. Lo primero que debes hacer es no salirte de tu círculo de competencia. Si por tu trabajo o hobbies conoces ciertos sectores, invierte en ellos. Si no sabes de tecnología, de petrolero o de telecos, no inviertas en ellas. No sabes lo que estás haciendo. Limítate a los negocios que de verdad conoces. A los que puedes aportar valor.

Si quieres diversificar a toda costa cómprate un indice

El Ibex 35 tiene 35 empresas (por norma general las las grandes y con más liquidez). ¿De que te sirve mantener 20 empresas en cartera y desechar las 15 restantes? Para eso, casi mejor te compras un ETF ligado al IBEX 35 y te evitas pérdidas de tiempo y comisiones. Este tipo de inversión también de conoce como gestión pasiva.

Conclusiones

Diversifica. Pero con cabeza. Limítate a sectores que realmente conozcas. Invertir en empresas globalizadas es ya de por sí diversificar riesgos. Pensemos en Apple. Opera en Estados Unidos, Europa, Japón y Europa, principalmente. Invertir en Apple es sinónimo de estar diversificado en todo el mundo. También en las monedas de sus respectivos países.

Por último, dale una oportunidad a la gestión pasiva a través de fondos indexados o ETFs. Con una sola operación de compra venta estarás ya de por sí diversificando.